¿Qué es la Psicoterapia Psicoanalítica?

La Psicoterapia Psicoanalítica es una técnica psicoterapéutica basada en las teorías psicoanalíticas, que nos ayuda a aliviar el dolor psíquico a través de la comprensión de nuestro mundo interno: las emociones, los pensamientos, las fantasías, los ideales, los vínculos emocionales, los sueños, los recuerdos…

La Psicoterapia Psicoanalítica proporciona un espacio seguro y confidencial para hablar y pensar nuestras dificultades emocionales y relacionales, y sus causas.

La Psicoterapia Psicoanalítica difiere de otras formas de terapia en que persigue, no sólo el alivio de los síntomas, sino también un cambio profundo y duradero, tanto en nuestra vida emocional, como en la calidad de nuestras relaciones con los demás.

El pionero de las teorías psicoanalíticas fue Sigmund Freud. Desde sus descubrimientos sobre la influencia de la parte inconsciente de nuestra mente en nuestra vida cotidiana, las teorías psicoanalíticas y la Psicoterapia Psicoanalítica han avanzado notablemente gracias a las aportaciones de varias generaciones de psicoanalistas y psicoterapeutas.

Estos desarrollos han llevado a múltiples abordajes psicoterapéutico-psicoanalíticos con una duración, intensidad y frecuencia variadas: entrevistas terapéuticas, intervenciones en crisis, psicoterapias psicoanalíticas de breve duración, focales, sin tiempo definido.

La aplicación de la psicoterapia psicoanalítica también se ha extendido desde la intervención individual con adultos, a niños y adolescentes, familias, parejas y grupos.

¿Quién se puede beneficiar?

La Psicoterapia Psicoanalítica es un tratamiento efectivo para una amplia variedad de dificultades psicológicas, tanto por sí misma, como en colaboración con otras formas de tratamiento, como los psicofarmacológicos, psicopedagógicos, etc. Contribuye positivamente a nuestra salud mental, en la sensación de bienestar y en la capacidad para manejar nuestra vida de modo más satisfactorio.

Es frecuente, por ejemplo, acudir al psicoterapeuta psicoanalítico por malestares que arrastramos desde hace tiempo. Posiblemente llevemos meses, o incluso años, probando medicaciones ansiolíticas o de otro tipo. Sin embargo, podemos constatar que esto sólo suele aliviar temporalmente los problemas sin terminar por resolverlos.

En ocasiones las personas buscamos ayuda por razones específicas, como desórdenes alimenticios, problemas psicosomáticos, una determinada obsesión o, por ejemplo, miedo al fracaso, malestar en el trabajo, insomnio, dificultades de concentración, disfunciones sexuales, etc. En otras ocasiones las personas buscan ayuda por problemas más generales de sentimientos de tristeza, frustración o infelicidad, ansiedad, dificultad en establecer relaciones satisfactorias, desadaptación social, etc.

La psicoterapia psicoanalítica también puede ayudar a las madres en su relación con sus bebés que manifiestan problemas con la alimentación, trastornos del sueño o alteraciones psicosomáticas.

Puede ayudar a niños que presentan problemas emocionales y conductuales que se hacen evidentes en casa o en el colegio, como en casos de dificultades de aprendizaje, depresión, fobia escolar, hiperactividad, problemas del sueño, de alimentación, enuresis, etc.
Puede ayudar a los adolescentes en los problemas que emergen en el tránsito de la infancia a la adultez, como depresiones, adicciones, conductas antisociales y agresividad, trastornos de la alimentación, etc.

Los beneficios de la Psicoterapia Psicoanalítica se extienden a los padres en sus dificultades en la relación con los hijos, así como a las parejas en conflicto que sienten que no pueden resolverlo por si solas.

Puede ayudar a las familias que, inmersas en la compleja sociedad actual, se ven en ocasiones desbordadas por el sufrimiento que excede la capacidad de contención del grupo familiar.
También puede ayudar a las personas mayores que, con la progresiva pérdida de sus capacidades, se sienten deprimidas, ansiosas y solas.

En definitiva, la Psicoterapia Psicoanalítica puede ayudar a las personas cualquiera que sea su edad y sufrimiento, siendo particularmente efectiva en aquellas que se muestran motivadas en descubrir, comprender y resolver los problemas internos que les generan sufrimiento, y que les impiden afrontar adecuadamente los problemas de la realidad cotidiana.

Diversas investigaciones llevadas a cabo con pacientes sometidos a variedades de tratamientos psicológicos muestran que, una de las diferencias fundamentales entre la Psicoterapia Psicoanalítica y otros métodos terapéuticos, es que sus efectos beneficiosos perduran muchos años después de haberla finalizado (Cf. Richardson, Kächele et. al. (2004) Research on Psychoanalytic Psychotherapy with Adults, London:Karnac).

¿Cuánto tiempo?

Hay psicoterapias psicoanalíticas de duración limitada, donde el paciente y el terapeuta fijan un número determinado de sesiones. Éstas suelen ser terapias breves cuyo objetivo es la resolución de problemas muy concretos que presenta el paciente y que le han generado una dificultad psicológica transitoria en su vida. En otras ocasiones, no se determina a priori el número de sesiones que se requieren para resolver el problema, acordándose de mutuo acuerdo el final del tratamiento cuando se van consiguiendo los objetivos terapéuticos propuestos.

Aunque hay diversas clasificaciones de Terapias Psicoanalíticas en función del número de sesiones que implican, podemos considerar que una terapia breve consta de un número inferior a 24 sesiones o menos de seis meses de duración, y que una terapia de larga duración es aquella que consta de más de 24 sesiones o más de seis meses de duración (Cf. Gabbard (2004) Long Term Psychodynamic Psychotherapy. A Basic Test.Washington: American Psychiatrist Publishing.)

El modo clásico de psicoterapia psicoanalítica es la que se realiza sin prefijar las sesiones a mantener, ya que aunque puede ser relativamente fácil para el terapeuta identificar el origen de los problemas del paciente, la mente del ser humano -debido a su resistencia al cambio y a otros factores- se toma un tiempo considerable para modificar patrones de conducta y estilos de funcionamiento cognitivo y relacional arraigados durante años.

¿Cómo se cualifica un psicoterapeuta psicoanalítico?

El psicoterapeuta psicoanalítico tiene, como cualquier profesional de la salud mental, una gran responsabilidad y compromiso con sus pacientes y con su profesión. Por tanto, su preparación y formación para ejercer la psicoterapia psicoanalítica es muy rigurosa.

La AEPP exige a los psicoterapeutas psicoanalíticos que la componen unos niveles muy altos de formación. Para ser psicoterapeuta psicoanalítico se debe primero tener una licenciatura en Psicología o Medicina; segundo, superar un proceso de selección para entrar en un proceso de formación de varios años de duración; y tercero, cursar dicha formación que consiste en una psicoterapia psicoanalítica intensiva o psicoanálisis personal de varios años, prácticas en tratamientos psicológicos supervisados por expertos y un programa de seminarios técnicos y teóricos.

Esta rigurosa formación acredita al terapeuta a ejercer la psicoterapia psicoanalítica. Además, el psicoterapeuta psicoanalítico suele actualizarse constantemente a través de seminarios, supervisiones, sesiones clínicas con colegas, etc.

Es una profesión que investiga continuamente el funcionamiento psicológico normal y patológico, así como la forma de aplicar los avances obtenidos en la mejora de la salud mental de las personas.

Existen muchos profesionales que se denominan a sí mismos como psicoanalistas o psicoterapeutas psicoanalíticos. La AEPP sólo reconoce como psicoterapeutas psicoanalíticos a aquellos que se han formado de acuerdo a los estándares de formación que aparecen en sus estatutos. Estos estándares de formación están avalados por la European Federation for Psychoanalytic Psychotherapy (EFPP), de la que la AEPP es miembro fundador, y de la Federación Española de Asociaciones de Psicoterapia (FEAP) a la cual también pertenece.

¿Dónde está disponible?

En España la psicoterapia psicoanalítica se ejerce fundamentalmente en consulta privada, aunque hay muchos psicoterapeutas psicoanalíticos que ejercen en instituciones públicas y concertadas. Sin embargo, estas instituciones no suelen proporcionar una psicoterapia psicoanalítica tal y como técnicamente se realiza: al menos una sesión semanal de 45/50 minutos durante un tiempo acordado, en un marco de trabajo confidencial.

La AEPP cuenta con psicoterapeutas cualificados en prácticamente todo el territorio nacional.